El dolor como una realidad