Las personas mayores son más vulnerables al calor