EL SILENCIO EN LAS PERSONAS DE LA TERCERA EDAD