LA IMPORTANCIA DE LA ROPA Y EL CALZADO EN LA TERCERA EDAD