La tercera edad, el motor de la evolución